lunes, 26 de marzo de 2012

Desalojo

  ACUERDO Y SENTENCIA Nº 100/11/01.-

          
           En Encarnación, Paraguay, a los diez y nueve días de septiembre de dos mil once, estando reunidos en la Sala de Acuerdos del Tribunal de Apelación, Primera Sala, de esta Circunscripción Judicial, los Miembros Abogados Blas Eduardo Ramírez Palacios, Sergio Martyniuk Barán, y el Miembro de igual clase de la Tercera Sala,  Rodolfo Luis Mongelós Arce, quien actúa en sustitución del Miembro Abg. Sergio Martyniuk Barán, quien se halla inhibido, bajo la presidencia del primero de los nombrados, por ante mí, el autorizante, se trajo a acuerdo el expediente caratulado: “Isidro Servin Sanabria c/ Pablino Insaurralde s/ Desalojo”, con el objeto de resolver los recursos de apelación y nulidad interpuestos por el Abg. Roberto Vergara Cáceres, bajo patrocinio del Abg. Mario Antonio Arnold M., contra la S.D. Nº 56/2011/03 del 07 de febrero de 2011, dictada por el Juez de Primera Instancia en lo Civil y Comercial del Tercer Turno, Abg. Orlando A. Escobar.-------------------------------------------------------                                      

CUESTIONES:
ES NULA LA SENTENCIA RECURRIDA?,
EN SU DEFECTO, SE HALLA AJUSTADA A DERECHO?

        Practicado el sorteo de ley, resultó el siguiente orden de votación: Martyniuk Barán, Ramírez Palacios y Mongelós Arce.----------------

         A la primera cuestión planteada, el Miembro preopinante, Abg. Sergio Martyniuk Barán, dijo: Que, no habiendo sido fundamentado por el recurrente el recurso de nulidad interpuesto, corresponde declararlo desierto, más aún al no observarse en la resolución en estudio vicios, defectos u omisiones sustanciales de forma o de procedimiento que autoricen a declarar su nulidad de oficio. Es mi voto.”-----------------

         A sus turnos los Miembros Abogados Blas Eduardo Ramírez Palacios y Rodolfo Luis Mongelós Arce, dijeron: Que, se adhieren al voto del preopinante por los mismos fundamentos expuestos.-----------------------------------

           A la segunda cuestión planteada, el Miembro Abg. Sergio Matyniuk Barán prosiguió diciendo: Que, por la S.D. Nº 56/2011/03 del 07 de febrero de 2011, el Juez de la instancia precedente resolvió: “1.- NO HACER LUGAR, con costas, a la demanda de desalojo iniciada por ISIDRO SERVIN SANABRIA en contra de PABLINO INSAURRALDE, conforme a los fundamentos expuestos precedentemente. 2.- ANOTAR,…”--------------------------------


         Que, contra dicho pronunciamiento se alza el representante convencional de la parte actora, quien vierte sus agravios contra el mismo en los términos del escrito que corre glosado a fs. 208 y vlto. del expediente. Se queja que el Juez a-quo, al dictar su fallo, no tuvo en cuenta las pruebas producidas por su parte, favoreciendo con las mismas a un tercero que nada tiene que ver en principio en el presente juicio. Que, al haber su parte probado que el señor Pablino Insaurralde y su esposa son ocupantes precarios, correspondía que se ordene el desalojo de los mismos  haciendo valer de esta forma el título de propiedad de su representado. Que, su contraparte ha presentado un título que corresponde a otro inmueble que nada tiene que ver con el objeto demandado. En especial el apelante señala que el demandado, Pablino Insaurralde, al absolver posiciones dijo a la tercera posición (fs. 177/179), que si es verdad que era sólo ocupante del inmueble, éste dijo: “que él compró el inmueble libre y que construyó la casa”, respondiendo a la sexta posición que hace aproximadamente un año que ingresó al inmueble. Concluyendo el apelante que sí compró el inmueble con la casa, entonces que no era casero de la señora Betty de Karajallo, reconociendo incluso que en marzo del año 2010 llegó a abandonar el inmueble. A lo expuesto, el recurrente agrega, como otro elemento que el Juzgador no tuvo en cuenta, el acuerdo privado suscripto entre su mandante con el señor Pablino Insaurralde (fs. 194), donde consta que el mismo se ha retirado en forma voluntaria del inmueble que no tiene nada que el mismo se ha retirado en forma voluntaria del inmueble y que no tiene nada reclamar. Entonces -sostiene el apelante- no existía motivo para que el Juez rechace la pretensión de su principal. Concluye su escrito de expresión de agravios afirmando que habiéndose probado que el demandado fue ocupante precario y obligado a la restitución del bien, corresponde a su criterio que el Tribunal revoque la sentencia apelada y haga lugar a la demanda de desalojo planteada por su parte, con costas.-

         Que, el traslado de ley contesta el Abg. Miguel Oscar Leiva Paiva y la Abg. Mirta Paredes de Leiva, quienes han intervenido en el proceso en nombre de la señora Betty B. Falcón de Karajallo, en calidad de tercero excluyente, de conformidad al art. 79 y concordantes del C.P.C., intervención que fuera admitida por el Juzgado por A.I.        Nº 2156/2010/03 del 24 de julio del 2010 (fs. 116 y vlto.), resolución ésta que no ha sido recurrida por el actor, quedando firme; tanto así que solicitó el Juez sanear la carátula del expediente a fs. 52, cambiándola por: “Isidro Servín Sanabria c/ Juana Obdulia Garcete de Falcón” (madre de Betty B. Falcón de Karajallo). Los nombrados profesionales manifiestan en el escrito de fs. 210/211 que el desalojo planteado deviene improcedente, por haberse demostrado en el juicio que ni el señor Pablino Insaurralde ni la señora Betty B. Falcón de Karajallo, no son locatarios ni sublocatarios del accionante Isidro Servín Sanabria, ni ocupantes precarios del bien objeto de la litis. Que, su mandante Betty B. Falcón de Karajallo es propietaria del inmueble como heredera de Juana Obdulia Garcete de Falcón. Que, el Juzgado en forma acertada y criteriosa sustentó su fallo argumentando que el juicio de desalojo no es la vía procesal adecuada para lograr la desocupación, cuando se encuentra en discusión el hecho de la posesión o

el mejor derecho por aplicación del art. 621 del C.P.C., debiendo recurrirse en estos casos al juicio ordinario pertinente. En base a tales consideraciones peticiona la confirmación de la sentencia apelada, con costas.-------------------------------------------------------------
         Que, en atención a lo explicitado precedentemente, podemos concluir que tanto la parte actora (señor Isidro Servín Sanabria), como el señor Pablino Insaurralde y la señora Betty Benigna Falcón de Karajallo, alegan ser propietarios de la res litis. En este orden de ideas, el actor Servín Sanabria afirma que el título de propiedad presentado por la contraparte en el presente juicio corresponde a otro inmueble, el cual nada tiene que ver con el bien raíz objeto del presente juicio. En la absolución de posiciones el señor Pablino Insaurralde manifestó, por su parte, que él había comprado el terreno de Doña Betty B. Falcón y que construyó la casa, y que se había retirado del lugar “porque no se hallaba más ahí”. Y a la novena posición, que si adquirió el citado inmueble conocía que el mismo correspondía en propiedad al señor Isidro Servín y no a la señora Betty de Karajallo, dijo que “no sabía” (fs. 178/179). A lo expuesto, cabe señalar que a fs. 56/58 obra el título de propiedad de Doña Juana Obdulia Garcete, a fs. 59 el Certificado de Defunción de la misma, a fs. 70 el Certificado de Nacimiento de Betty Benigna Falcón Garcete, a fs. 147 se encuentra agregada la copia de la S.D. Nº 2224/10/05 del 29 de octubre de 2010, en virtud de la cual, por fallecimiento de Juana Obdulia Garcete de Falcón, fue declarada como única y universal heredera de la misma, su hija Betty Benigna Falcón de Karajallo, y en tal carácter con derecho a los bienes relictos, y finalmente a fs. 121/122 obra agregado el Contrato Privado de Compraventa celebrado entre Betty Benigna Falcón de Karajallo y el señor Pablino Insaurralde, mediante el cual la primera vendió al segundo de los nombrados, por el precio de guaraníes cinco millones (G. 5.000.000) una porción de terreno de 15 metros, por 35 metros ubicado en el Distrito de Edelira, haciéndole entrega del mismo autorizándole a ocuparlo.---------------------------------------------------------------
         Que, sabido es -como correctamente lo ha puntualizado el Juzgador- que el juicio de desalojo, dada su naturaleza breve, especial y sumaria, ha sido legislado únicamente para garantizar el derecho de uso y goce de un inmueble de su dominio, contra el locatario y el ocupante precario, pero no es posible en esta clase de juicio debatir cuestiones vinculadas con el dominio o la posesión de un inmueble. Es por ello por lo que en más de una oportunidad, en forma constante y uniforme se ha sostenido que cuando el demandado por desalojo alega ser poseedor o dueño del inmueble que ocupa, la demanda de desalojo debe ser desestimada, sin perjuicio del derecho del titular de dominio de promover, en su caso, el correspondiente juicio de conocimiento ordinario de reivindicación de inmueble, si así conviniere a sus intereses.--------------------------------------------------------------
         Que, debido precisamente que el caso sub-examine presenta aspectos o circunstancias muy particulares, el proceso de desalojo no cabe ni permite dilucidarlas plenamente y dictar, en consecuencia, un fallo justo. Encontrándonos frente a una situación en que las parte se adjudican para sí la titularidad sobre el lote de terreno objeto de la res litis, debe preferirse, sin lugar a dudas, a que la cuestión sea debatida dentro de un marco amplio que ofrece el juicio ordinario, así como acertadamente lo ha interpretado el Juez de la instancia anterior. Consiguientemente, soy del criterio de que la sentencia apelada se halla ajustada a derecho y, por ende, debe ser confirmada en todas sus partes, con costas a la parte apelante. Es mi voto.-----------------------------
         A sus turnos los Miembros Abogados Blas Eduardo Ramírez Palacios y Rodolfo Luis Mongelós Arce dijeron: Que, se adhieren al voto del preopinante por los mismos fundamentos expuestos.-----------------------------------

        Con lo que se dio por terminado el acto, firmando por ante mí, los Señores Miembros quedando acordada la Sentencia siguiente: -----------------


Ante mí:








             










          SENTENCIA DEFINITIVA Nº _________ /11/01.-

Encarnación,        de septiembre de 2011.-

         VISTO: Los méritos que ofrece el acuerdo precedente y sus fundamentos, el Excmo. Tribunal de Apelación, Primera Sala, de la Circunscripción Judicial de Itapúa;-------------------------------------


RESUELVE:

         1.- DECLARAR DESIERTO el recurso de nulidad interpuesto.----

         2.- CONFIRMAR, con costas, la S.D. Nº 56/2011/03 del 07 de febrero de 2011, dictada por el Juez de Primera Instancia en lo Civil y Comercial del Tercer Turno, Abg. Orlando A. Escobar, por los fundamentos expuestos en el considerando de la presente resolución -----------------

         3.- ANOTAR y registrar.--------------------------------------

Ante mí: